ProClinic
Avda. Apoquindo N° 5583 Oficina 91
Las Condes | Santiago | Chile
T +56 (2) 2253 67 580
+569 93228192
E-mail: info@proclinic.cl
Información para Pacientes

Molestias

 

Enfermedades comunes de la columna

Diferentes problemas afectan a la columna vertebral. Entre ellas, las más habituales son: degenerativas, infecciosas, traumáticas, congénitas y tumorales.

 

Degenerativas

Se deben al desgaste fisiológico que se produce en las distintas estructuras de la columna. Las articulaciones y los discos intervertebrales son las que más se dañan. Se agrupan las artrosis intervertebrales que pueden condicionar dolor por tensión de las raíces nerviosas o por estrechez del canal raquídeo. Las hernias de la columna se producen por rupturas del disco y pueden llegar a comprimir los nervios en distinto grado. Gran parte de estas afecciones son de control médico, llevar una dieta equilibrada, realizar actividad física y usar antinflamatorios, entre otros. Cuando la hernia comprime fuerte el nervio raquídeo alterando su función, se hace necesaria extirparla mediante cirugía.

 

Infecciones

La mayoría de las infecciones a la columna afectan al disco intervertebral y al cuerpo vertebral. Son producidas por bacterias piógenas. La vía de contagio es sanguínea, de otro foco de infección situado en el organismo circulan los gérmenes por el torrente sanguíneo hasta la columna. Los síntomas iniciales de una infección vertebral son intenso dolor, contractura muscular paravertebral intensa y limitación funcional, pudiendo existir fiebre. Una infección vertebral mal tratada puede llevar a un colapso vertebral y discal, y eventualmente a una invalidez con parálisis secundaria. Otras infecciones vertebrales de menor ocurrencia se producen por hongos brucellas y la espiroqueta de la sífilis. Acá es importante aislar el germen para tratar adecuadamente la infección mediante antibiótico.

 

Traumáticas

En este aspecto, esguinces, contusiones y desgarros de columna son lesiones simples. Mientras, las complejas se refieren a rupturas discales agudas post-traumáticas, o fracturas y luxofracturas vertebrales. Todas son graves y en su mayoría son producidas por accidentes de tránsito, caídas de altura, y otras similares. Entre las fracturas y luxofracturas de la columna se distinguen aquellas que tienen compromiso neurológico y que requieren tratamiento de urgencia para descomprimir, reducir y estabilizar el segmento dañado. Además, hay fracturas vertebrales que aunque no tengan compromiso neurológico, son potencialmente inestables, ya que se han dañado estructuras estabilizadoras, como discos intervertebrales y ligamentos. Entonces, se requiere fijarlas de manera quirúrgica. Que secuelas neurológicas se conviertan en irreversibles y otras recuperables, dependerá del daño inicial y del tratamiento efectuado y su urgencia en la descomprensión de la pieza afectada.

 

Congénitas

La estenosis raquídea congénita es la más común y es una estrechez del canal espinal por donde transitan las raíces nerviosas, lo que puede llevar a incapacidad por dolor y parálisis de las extremidades. La escoliosis congénita, en tanto, consiste en una desviación lateral con rotación vertebral, originada durante gestación del embrión y producida por malformaciones vertebrales.

 

Tumorales

Todo tumor vertebral necesita un estudio acucioso para determinar la factibilidad de extirparlo y reemplazar las vértebras con implantes metálicos, si es necesario. La columna es un lugar de tumores benignos y malignos. Entre los malignos, lo más frecuente es que sea metastásico. O sea, el tumor maligno primario está en otro órgano y a su vez siembra a la columna vertebral por el torrente circulatorio u otro sistema cercano. Entre estos tipos de cánceres, los más frecuentes son el broncopulmonar, renal, prostático, mamario y tiroídeo.